Identifican el contenido de los antiguos contenedores de drogas mayas | Décima Sinfonía

Identifican el contenido de los antiguos contenedores de drogas mayas

Los científicos han identificado por primera vez la presencia de una planta que no es tabaco en los antiguos contenedores de drogas mayas.

Los investigadores de la Universidad Estatal de Washington detectaron caléndula mexicana (Tagetes lucida) en residuos extraídos de 14 vasijas de cerámica mayas en miniatura .

Originalmente enterrados hace más de 1,000 años en la península de Yucatán en México, los recipientes también contienen trazas químicas presentes en dos tipos de tabaco curado y seco, Nicotiana tabacum y N. rustica. El equipo de investigación, dirigido por el postdoctorado en antropología Mario Zimmermann, cree que la caléndula mexicana se mezcló con el tabaco para hacer más agradable fumar.

El descubrimiento del contenido de las vasijas pinta una imagen más clara de las prácticas de uso de drogas de los antiguos mayas. La investigación, que se publicó en Scientific Reports , también allana el camino para futuros estudios que investiguen otros tipos de plantas psicoactivas y no psicoactivas que fueron fumadas, masticadas o inhaladas entre los mayas y otras sociedades precolombinas.

Te puede interesar: Tuvieron que ceder: WhatsApp pospone cambio de sus normas tras fuga masiva de usuarios

Si bien se ha establecido que el tabaco se usaba comúnmente en las Américas antes y después del contacto, la evidencia de otras plantas utilizadas con fines medicinales o religiosos ha permanecido en gran parte sin explorar“, dijo Zimmermann. “Los métodos de análisis desarrollados en colaboración entre el Departamento de Antropología y el Instituto de Química Biológica nos dan la capacidad de investigar el uso de drogas en el mundo antiguo como nunca antes“.

Entierro en cista maya con ofrendas típicas de cerámica – Plato que cubre la cabeza del difunto y taza colocada probablemente con comida. 
Crédito: WSU

Anteriormente, la identificación de residuos de plantas antiguas se basaba en la detección de un número limitado de biomarcadores, como nicotina, anabasina, cotinina y cafeína.

“Estamos ampliando las fronteras en la ciencia arqueológica para poder investigar mejor las relaciones profundas que la gente ha tenido con una amplia gama de plantas psicoactivas, que fueron (y continúan siendo) consumidas por humanos en todo el mundo”, dijo Shannon Tushingham. profesor de Antropología en WSU y coautor del estudio. “Hay muchas formas ingeniosas en las que la gente maneja, usa, manipula y prepara plantas nativas y mezclas de plantas, y los arqueólogos apenas están comenzando a rascar la superficie de cuán antiguas eran estas prácticas”.