- Página 10 de 10 term title archivos - Décima Sinfonía %

Ciencia

Estudio afirma que los monos pueden aprender gramática

Ciertos patrones de pensamiento son típicamente humanos, especialmente cuando se trata de aprender un idioma. ¿Verdad? Un estudio muestra que, con el entrenamiento adecuado, hasta los monos pueden aprender gramática.

Aunque los humanos y los simios no hablan el mismo idioma, sus formas de pensar son mucho más similares de lo que se suponía. Así lo confirman nuevos resultados de las investigaciones de la Universidad de California, en Berkeley (UC), la Universidad de Harvard y la Universidad Carnegie Mellon, publicados en la revista “Science Advances”.

En un experimento con personas de diferentes grupos de edad y culturas, los investigadores descubrieron lo siguiente: nativos bolivianos, adultos y niños estadounidenses de edad preescolar, así como los monos macacos, todos tienen una afinidad con la llamada “recursión”.

La recursividad es un proceso cognitivo que tiene lugar en el cerebro. Por ejemplo, la disposición de palabras, frases o símbolos que expresan órdenes, sentimientos o ideas complejas. La recursividad describe un proceso abstracto en el que las reglas se aplican a algo que solo ha surgido a través de las propias reglas: por ejemplo, una imagen espejo dentro de una imagen espejo que se replica indefinidamente. En lingüística se afirma que en la descomposición de una unidad gramatical en una categoría, esta misma categoría puede reaparecer. Prácticamente todos los idiomas humanos se consideran recursivos.

No tan humano como se esperaba

Los monos, en particular, se desempeñaron mucho mejor en el experimento de lo que los investigadores habían predicho. “Nuestros datos sugieren que los monos con suficiente entrenamiento son cognitivamente capaces de reproducir un proceso recursivo. Por lo tanto, esta capacidad no es tan singularmente humana como se pensaba anteriormente”, dice Sam Chayette, que participó en el estudio como estudiante de doctorado.

Según el estudio, los resultados ofrecen nuevos conocimientos sobre el desarrollo del lenguaje. “Por primera vez, tenemos datos empíricos significativos sobre los patrones de pensamiento de los humanos y también de los primates no humanos”, dice el coautor del estudio Stephen Piantadosi, profesor asistente de psicología de la UC Berkeley.

Aplicando la regla a uno mismo

Para probar las habilidades recursivas de los sujetos, primero se les mostraron diferentes secuencias de símbolos, por ejemplo {()} o {[]}. Estas estructuras son análogas a ciertas estructuras lingüísticas.

El término recursivo significa autorreferencial. Los patrones recursivos son fundamentales para la sintaxis y la semántica del lenguaje humano. Un ejemplo es la frase nominal “el perro de la esposa del pensionado”. Es una secuencia de frases nominales individuales que se relacionan entre sí y cuando se encadenan forman una nueva.

Otro ejemplo de estructuras recursivas son las frases subordinadas insertadas, que a su vez contienen otras frases subordinadas insertadas. Insertando frases con “y”, frases relativas intercaladas o cadenas de adjetivos, se pueden crear frases infinitamente largas. Dado que se trata de patrones de pensamiento complejos, los investigadores asumieron inicialmente que los simios tendrían capacidades recursivas menos pronunciadas.

Experimentar con secuencias de símbolos

Los participantes de EE.UU. y los monos usaron una pantalla táctil para organizar los símbolos. Una campana señalaba la corrección de la secuencia, un timbre señalaba un símbolo en el lugar equivocado. Los monos fueron recompensados con jugo y bocadillos por la acción correcta.

Como los tsimanes, nativos de la región amazónica de Bolivia, llevan una vida solitaria con poca tecnología, recibieron los símbolos en forma de tarjetas de papel y recibieron orientación verbal.

Notable similitud

El resultado: los indígenas tsimanes de la prueba ordenaron los símbolos de la lista de acuerdo a patrones recursivos – algunos más, otros menos claros. Según los investigadores, es notable que esta similitud básica en la forma en que los símbolos fueron dispuestos pudo ser comprobada.

Los adultos del pueblo tsimán, los niños de preescolar de EE.UU. y los monos tienen una cosa en común: carecen de entrenamiento en matemáticas o lectura. “Los resultados son consistentes con otros hallazgos de investigación que sugieren que los monos también pueden aprender otras estructuras que forman parte de la gramática humana”, dice Piantadosi.

Los monos aprenden gramática

Para procesar e interpretar correctamente el lenguaje, deben entenderse las estructuras gramaticales de nivel superior. Una capacidad que hipotéticamente solo se atribuye a los humanos. Sin embargo, un experimento con papiones o babuinos demostró que los monos eran capaces de aprender las llamadas estructuras gramaticales sin contexto. Estos siguen un “principio espejo” de reflexión, por ejemplo: AB/BA o ABC/CBA.

Según detalló el medio DW, los monos tenían que seguir un objeto en movimiento en una pantalla táctil. El objeto se movía según el principio espejo o el principio de repetición dependiente del contexto (AB/AB, ABC/ABC). Entre tanto, se incluían errores intencionalmente en las secuencias.

Más similar de lo esperado

Los investigadores encontraron que los monos se dieron cuenta de los errores en la secuencia de reflexión. Así pues, habían interiorizado el patrón gramatical subyacente. Sin embargo, los monos no reaccionaron a los errores en las secuencias de repetición. Las secuencias repetidas forman parte de la gramática dependiente del contexto. Comprender esto requiere una mayor capacidad de pensamiento.

Así pues, los resultados muestran que, aunque tanto la recursión como el procesamiento de estructuras gramaticales complejas están mucho más anclados en el pensamiento humano, los simios también son capaces de aprender ambas cosas. Por lo tanto, las habilidades no son únicamente humanas como se suponía. 

La investigación en tectónica de placas reescribe la historia de los continentes de la Tierra

La investigación dirigida por la Universidad de Curtin ha encontrado nueva evidencia que sugiere que los primeros continentes de la Tierra no se formaron por subducción en un entorno moderno de tectónica de placas como se pensaba anteriormente, y en su lugar pueden haber sido creados por un proceso completamente diferente.

Publicado en la revista Geology , el equipo de investigación midió los isótopos de hierro y zinc en rocas provenientes del centro de Siberia y Sudáfrica y determinó que la composición de estas rocas puede haberse formado en un entorno sin subducción.

El autor principal, el Dr. Luc-Serge Doucet, del Grupo de Investigación de Dinámica de la Tierra en la Escuela de Ciencias Terrestres y Planetarias de Curtin, dijo que los primeros continentes se formaron temprano en la historia de la Tierra hace más de tres mil millones de años, pero la forma en que se formaron aún está abierta a debate.

“Investigaciones anteriores han sugerido que los primeros supercontinentes se formaron a través de la subducción y la tectónica de placas, que es cuando las placas de la Tierra se mueven una debajo de la otra formando montañas y océanos”, dijo el Dr. Doucet.

Proceso de subducción

“Nuestra investigación encontró que la composición química de los fragmentos de roca no era consistente con lo que normalmente veríamos cuando ocurre la subducción. Si los continentes se formaran a través de la subducción y la tectónica de placas , esperaríamos que la proporción de isótopos de hierro y zinc fuera muy alto o muy bajo, pero nuestros análisis encontraron que la proporción de isótopos era similar a la encontrada en las rocas sin subducción “.

El Dr. Doucet dijo que el equipo utilizó una técnica relativamente nueva conocida como el método de isótopos estables no tradicionales, que se ha utilizado para identificar los procesos que formaron rocas continentales y de manto.

“Nuestra investigación proporciona una teoría nueva pero desconocida sobre cómo se formaron los continentes de la Tierra hace más de tres mil millones de años. Se necesitará más investigación para determinar cuál es la explicación desconocida”, dijo el Dr. Doucet.

La investigación fue realizada por investigadores del Grupo de Investigación de Dinámica de la Tierra de Curtin, la Universidad Libre de Bruselas en Bélgica, el Instituto de Geoquímica y Petrología en Suiza y la Universidad de Montpellier en Francia.

El artículo completo se titula “Diferenciación litosférica archeana: percepciones de los isótopos de Fe y Zn “.

La milenaria influencia cultural precolonial es evidente en la selva amazónica.

Hace más de diez años, en las noticias científicas mundiales se informaron grandes movimientos de tierra geométricos encontrados en las partes suroeste de la Amazonía, llamados geoglifos. Una civilización precolonial desconocida para los estudiosos que construyeron centros ceremoniales geométricos y sofisticados sistemas viales. Esta civilización floreció en el área de la selva tropical hace 2.000 años. 

El descubrimiento alteró radicalmente la noción predominante de la prístina selva amazónica. La investigación de un equipo interdisciplinario finlandés-brasileño continúa en la región con el apoyo de la Academia de Finlandia. Hallazgos recientes muestran que los grandes proyectos de construcción antiguos no solo dieron forma al paisaje, sino que la civilización también ha impactado la construcción diversa de la selva tropical.

“Además del cultivo de mandioca, maíz y calabaza, la protección, el cuidado y la plantación de varios árboles eran importantes para el suministro de alimentos de los pueblos indígenas de la región,” dice el director de investigación, el profesor Martti Pärssinen. En particular, las nueces y palmeras brasileñas con frutas ricas en proteínas son comunes en las muestras de sitios geoglíficos. Muestran la dieta precolonial de los sitios ceremoniales geoglíficos.

Durante las excavaciones arqueológicas se encontraron formas silvestres y domesticadas de fruta de durazno, entre otras plantas. Por otro lado, especialmente los nogales brasileños, así como muchas palmeras, que son vitales tanto para sus frutos como para las almendras de palma, se domesticaron en el área de la selva tropical para el consumo humano. Sus frutos son claramente más grandes que hace 2.000 años.

El fruto de los castaños brasileños hace 2.000 años y hoy. 
Crédito: E. Ferreira

“Es evidente un proceso no lineal de domesticación, ya que las palmeras de duraznos silvestres y domesticadas todavía son bien conocidas por los pueblos indígenas en el estado de Acre, y estas últimas se han extendido a un área muy grande en todo el Amazonas,” dice Pirjo Kristiina Virtanen, profesora asistente involucrado en el proyecto.

El impacto humano en el soporte de la selva amazónica ha sido significativo y, por lo tanto, no existe la selva virgen. Por otro lado, el estudio muestra que los pueblos indígenas de la Amazonía han podido usar su medio ambiente de manera sostenible al domesticar ciertas plantas mientras lo protegen y respetan. No hay indicios de que grandes áreas de bosque hubieran sido deforestadas.

Fotografía BBC News.

Estos nuevos hallazgos argumentan en contra de la noción idealista de la selva virgen del Amazonas. Al mismo tiempo, sin embargo, destaca cómo los pueblos indígenas utilizan plantas silvestres mientras domestican ciertas plantas para uso humano. La relación entre los pueblos de la Amazonía y los bosques ha demostrado ser sostenible. Debe explorarse más a fondo y se pueden aprender lecciones de esto.

Los autores del artículo son de la Universidad de Helsinki. Martti Pärssinen, profesor emérito dirige el proyecto y Pirjo Kristiina Virtanen, profesora asistente de estudios indígenas, ha trabajado con los pueblos indígenas de la región. Además de ellos, los autores fueron el investigador brasileño de la palma Evandro Ferreira y el paleoecólogo Alceu Ranzi de la Universidad Federal de Acre. El Instituto Cultural y Académico de Finlandia en Madrid también ha contribuido al proyecto. En Brasil, la investigación fue autorizada por el Instituto do Patrimônio Histórico e Artístico Nacional (IPHAN) y la Fundação Nacional do Índio (FUNAI). Fuente Phys.org.

Hallan misteriosa masa metálica a más de 200 km de la superficie lunar.

 En la cara oculta de la Luna existe una enrome masa metálica. 

Un misterioso hallazgo ha vuelto a centrar la atención de astrónomos y geólogos en un accidente geográfico en la cara oculta de la Luna. Según publicó NatGeo, un equipo de la Universidad Baylor, en Texas, Estados Unidos, acaba de detectar que en la Cuenca de Aitken hay algo grande a más de 200 kilómetros de la superficie.

Los expertos hallaron una enorme masa metálica enterrada. Los astrónomos todavía no saben a ciencia cierta por qué está incrustada a tanta profundidad de la superficie lunar. Sin embargo, se podría tratar de los restos de un asteroide pesado de níquel y hierro que chocó contra esta parte de la Luna para formar la cuenca hace aproximadamente 4,000 millones de años.

La estructura de la masa metálica es de 2.18 × 10,000,000,000,000,000,000 kg.

Foto: NASA / GSFC / Universidad de Arizona

“Imagina hacer una pila de metal cinco veces más grande que la Isla Grande de Hawái y enterrarla bajo la superficie. Eso es aproximadamente la cantidad de masa que detectamos de manera inesperada”, explicó Peter B. James, el autor principal del estudio, en un comunicado.

Peter B. James

Otra posible teoría es que su formación fue gracias a un complejo proceso de enfriamiento y posterior solidificación del antiguo océano de magma en los últimos estadios de formación de este satélite natural.

“La Cuenca de Aitken es uno de los mejores laboratorios naturales para estudiar eventos de impacto catastrófico. Ya que, este es un proceso antiguo que dio forma a todos los planetas rocosos y lunas que vemos hoy en día”, agregó James.

Esta cuenca no es visible para los seres humanos por estar ubicada en la cara oculta de la Luna.

Esta masa fue descubierta gracias a los datos recopilados por la misión “GRAIL” de la NASA. Este importante hallazgo se difundió en la revista especializada Geophysical Research Letters.

Pueblo originario obtiene licencia para producir marihuana medicinal en Colombia

La comunidad misak del Cauca espera cambiar la percepción que hay sobre esa región producto del narcotráfico en la zona.

En el corazón de Cauca, (Colombia) el departamento que produce casi toda la marihuana ilegal de Colombia, ahora se producirá también cannabis legal, de uso medicinal y científico.

La noticia es doble, porque quienes lo producirán serán miembros de la comunidad indígena misak del departamento, que el pasado 15 de mayo se convirtió en la primera comunidad indígena a la que el Ministerio de Justicia le otorgó una licencia de cultivo de la planta.

Para llegar aquí y según consignó Diario el Tiempo, tuvieron que pasar un largo camino, desde hacer una colecta entre todos para reunir los más de 10 millones de pesos colombianos (cerca de $2.200.000 pesos chilenos), hasta constituir una sociedad y cumplir múltiples requisitos técnicos y legales.

Obtener la licencia fue el primer paso, el proyecto aún está iniciando, pero esperan comenzar la siembra a principios del 2021. Como la licencia que les concedió el Ministerio es para producir cannabis no psicoactivo, no tienen un límite de cuántas plantas o hectáreas pueden sembrar. Y además de la producción de derivados del cannabis, que les permite la licencia, también están autorizados legalmente para producir semillas para la siembra.

Foto: Cortesía Misak Manasr.

En este proyecto participarán directamente cerca de 100 personas misak, e indirectamente otras 500 personas, entre misak, campesinos y afrocolombianos. Entre ellos también hay madres cabeza de familia, jóvenes y víctimas del conflicto armado. Y los perfiles son diversos: médicos, contadores, ingenieros agrónomos, médicos tradicionales, parteras tradicionales, entre otros, explicó Luis Enrique Ulluné, líder del proyecto de cannabis.

Los misak ya cuentan con el apoyo de dos universidades del país cafetero: la Universidad del Cauca y la Universidad de los Andes, que los están asesorando académica y técnicamente, pero también han logrado alianzas con pueblos indígenas de Canadá y Estados Unidos.

Además de participar en esta economía, también quieren llevar el conocimiento milenario sobre esta planta que tienen los pueblos originarios a otras personas y que puedan beneficiarse de sus propiedades. “Este es un espacio para dar a conocer lo que sabemos del cannabis, queremos compartir su importancia y la oportunidad que tienen estas plantas de salvar vidas, queremos llevarle la esencia de esta planta a la sociedad”, explicó Ulluné.

En ese sentido, los misak le apuntan a que su producción de cannabis medicinal no solo llegue a mercados nacionales, sino que quieren convertirse también en exportadores, y para ello Europa y Norteamérica están en su panorama.

Desde 2017, cuando Colombia reguló la producción de cannabis con fines medicinales y científico, y hasta el 30 de abril de este año, el Ministerio de Justicia de ese país había expedido 656 licencias de cultivo de cannabis.

La mayoría de las licencias están concentradas en Cundinamarca, seguida por Antioquia. De todos los permisos expedidos, 394 son para el cultivo de cannabis no psicoactivo; 164, para cannabis psicoactivo, y hay 98 licencias para producción de semillas para siembra.

¿Y qué pasa con algunos países de latinoamérica? 

Ecuador se unió a la lista de países que han legalizado la marihuana con fines medicinales el pasado 2019; en Colombia que en 2016 legalizó la marihuana medicinal se abrió un debate que será llevado al Congreso para legalizar su consumo recreativo.

Países como Argentina, Chile, México, Perú y Paraguay también han aprobado el cannabis medicinal. En Puerto Rico la marihuana con fines medicinales también está autorizada.

En México el consumo recreativo de la marihuana sigue siendo ilegal a pesar de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación autorizó en 2015 el uso y cultivo de marihuana con fines de autoconsumo y recreativo a cuatro personas que lo solicitaron.