- Página 5 de 10 term title archivos - Décima Sinfonía %

Ciencia

Polémica tras creación de embrión mezcla de humano y mono

La investigación con células madre es un campo controvertido. Ahora, unos científicos han dado un paso que hará aflorar las discusiones: crearon un embrión mezcla de humano y mono que sobrevivió casi tres semanas.

Un equipo de científicos de China y Estados Unidos ha logrado un gran avance en el campo de la investigación con células madre. Han inyectado células madre humanas en blastocitos de mono. El blastocito es un embrión en una fase temprana del desarrollo embrionario de los mamíferos. El equipo que rodea al investigador principal, Juan Carlos Izpisua Belmonte, consiguió mantener vivos algunos de estos embriones formados por dos materiales genéticos diferentes hasta 20 días. Un organismo “mixto” como este también se conoce como quimera interespecífica.

Izpisua Belmonte y su equipo del Instituto Salk de Estudios Biológicos de California colaboraron con un grupo de investigadores chinos dirigidos por Weizhi Ji en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Kunming, en Yunnan. Su estudio sobre embriones quiméricos de humanos y primates se publicó el jueves en la prestigiosa revista de ciencias naturales Cell.

Quimeras en mamíferos se realizan desde la década de 1970 para estudiar los procesos tempranos del desarrollo embrionario. La diferencia: por aquel entonces, los científicos utilizaban roedores y los organismos de dos especies no solían sobrevivir mucho tiempo. El gran paso que hizo posible el nuevo estudio se produjo el año pasado, cuando el equipo chino de la Universidad de Kunming desarrolló una tecnología que permitía que los embriones de mono permanecieran vivos y crecieran fuera del cuerpo durante un largo período de tiempo.

Históricamente, la generación de quimeras humano-animales ha adolecido de una baja eficiencia y de la escasa integración de las células humanas en la especie huésped“, dijo Izpisua Belmonte. Los avances que ahora se publican en Cell ayudarán a los científicos a entender mejor cómo funcionan las quimeras y, a su vez, cómo mejorarlas para futuras investigaciones.

Así es como se hace, pero ¿y el porqué?

Mezclar células madre humanas con material genético de animales es una intervención importante en el curso de la naturaleza, pero los investigadores dicen tener una buena razón para ello. “Como no podemos realizar ciertos tipos de experimentos en humanos, es esencial que dispongamos de mejores modelos para estudiar y comprender con mayor precisión la biología y las enfermedades humanas”, explicó Izpisu Belmonte.

En Cell, los autores del estudio explican además que su trabajo de generación de quimeras con células madre humanas “podría constituir una estrategia prometedora para diversas aplicaciones de medicina regenerativa, incluyendo la generación de órganos y tejidos para trasplantes”.

Sin embargo, el trabajo de Izpisu Belmonte y sus colegas también ha sido duramente criticado. “Creo que la investigación es de muy baja calidad“, dijo Alfonso Martínez Arias, profesor asociado al departamento de genética de la Universidad de Cambridge, en un comentario sobre el estudio facilitado al centro independiente Science Media Centre del Reino Unido. Al observar los datos de los investigadores, Martínez Arias dijo que “es imposible ver lo que dicen que hay“. El hecho de que el trabajo se haya publicado en Cell significa que ninguno de los expertos que lo revisaron compartía las preocupaciones de Martínez Arias.

¿Qué es un ser humano?

En el estudio actual, los embriones no sobrevivieron más que unos días. Pero, ¿qué pasará cuando la ciencia llegue al punto de que quimeras como estas se conviertan en seres completamente formados?

Esta investigación abre la caja de Pandora de las quimeras entre humanos y no humanos“, afirmó Julian Savulescu, director del Centro Uehiro de Ética Práctica de la Universidad de Oxford, en su comentario al Science Media Centre. ¿Hasta qué punto estas quimeras pueden pensar y sentir? ¿Será aceptable extraer de ellas órganos? “Antes de realizar cualquier experimento con quimeras nacidas vivas, o de extraer sus órganos, es esencial que se evalúen adecuadamente sus capacidades mentales y su vida”, escribió Savulescu.

Anna Smajdor, profesora asociada de filosofía práctica en la Universidad de Oslo, va incluso un paso más allá. “Este avance refuerza un hecho cada vez más ineludible: las categorías biológicas no son fijas, sino fluidas”, afirmó en su comentario al Science Media Centre. “Los científicos que están detrás de esta investigación afirman que estos embriones quiméricos ofrecen nuevas oportunidades, porque ‘no podemos realizar ciertos tipos de experimentos en humanos’. Pero es cuestionable si estos embriones son humanos o no”.

(DW/ lgc/er)

Nueva técnica de coloración fotográfica utiliza la reacción de la piel a la luz para obtener resultados reales

Hace aproximadamente un siglo, cuando las películas y las fotografías salieron a la luz por primera vez, se enfrentaron a una serie de desafíos para capturar la esencia de una imagen. Además de la limitación del blanco y negro, los métodos de fotografía y película también tuvieron problemas para capturar otros elementos diversos del espectro de colores, lo que representa muchas imágenes de figuras famosas que aparecen de manera diferente de lo que realmente se veían.

Ahora, una nueva técnica de imágenes de IA utiliza el color para cambiar el estilo de fotografías antiguas de una manera que casi podría pasar por fotografías modernas. Este método de coloración mitiga los principales obstáculos de las cámaras y lentes de antaño, a saber, la naturaleza ortocromática de esas herramientas, lo que significa que el dispositivo de captura de fotografías en cuestión incorporó toda la luz detectada en la imagen sin discriminación. La inclusión de toda esta luz dio como resultado fotos que parecían granulosas y ruidosas, lo que llevó a figuras de renombre como el presidente de los Estados Unidos, Abraham Lincoln, a verse mucho más viejas y arrugadas de lo que realmente era.

En estos días, especialmente con la ayuda de gráficos por computadora, las técnicas fotográficas más avanzadas se han aprovechado del hecho de que la luz tiende a penetrar la superficie de la piel humana e iluminar la carne desde abajo. Esta iluminación ayuda a eliminar el ruido adicional y las marcas de arrugas que estropearon muchas imágenes de principios del siglo XX.

Te puede interesar: Las consecuencias de la pérdida de biodiversidad global guían la conservación de la naturaleza en el futuro

En los últimos años, una técnica conocida como Rephotography de viaje en el tiempo ha ayudado a mejorar la calidad de las fotos más antiguas al agregar color y hacer referencia a las fotos tomadas con cámaras digitales modernas para garantizar una participación realista en la apariencia de la piel humana. Creada por un equipo de investigadores de Google Research, UC Berkeley y la Universidad de Washington, esta técnica comenzó utilizando un archivo de retratos digitales contemporáneos para generar fotos de hermanos que compartían muchos rasgos con las fotos en blanco y negro coloreadas.

Además, la Rephotography de viaje en el tiempo también funciona identificando la deficiencia en la calidad característica de las fotos en blanco y negro más antiguas, como el granulado y el ruido, y corrige estos problemas para la foto del hermano coloreada modelada a partir del original.

Una ventaja principal de esta técnica de imágenes radica en la capacidad de reflexionar sobre cómo pueden haber aparecido realmente las figuras históricas en la vida real. Aún así, los equipos de investigación señalan que con suficiente procesamiento y edición en la naturaleza de Internet, las imágenes corregidas de estas fotografías más antiguas pueden terminar pareciendo bastante diferentes de sus versiones originales. De hecho, a medida que la IA imagina que el software de mejora avanza cada vez más, la necesidad de descargos de responsabilidad de alteración precisos se vuelve cada vez más esencial.

phys.org

NASA enviará cohete para inspeccionar “el parabrisas” en el límite del sistema solar

A once mil millones de millas de distancia, más de cuatro veces la distancia de nosotros a Plutón, se encuentra el límite de la burbuja magnética de nuestro sistema solar, la heliopausa. Aquí, el campo magnético del Sol, que se extiende a través del espacio como una telaraña invisible, se esfuma hasta desaparecer. Comienza el espacio interestelar.

“Es realmente el límite más grande de este tipo que podemos estudiar”, dijo Walt Harris, físico espacial de la Universidad de Arizona en Tucson.

Todavía sabemos poco sobre lo que se encuentra más allá de este límite. Afortunadamente, pueden llegar a nosotros trozos de espacio interestelar , que atraviesan esta frontera y se abren camino hacia el sistema solar.

Una nueva misión de la NASA estudiará la luz de las partículas interestelares que se han desplazado a nuestro sistema solar para conocer los lugares más cercanos del espacio interestelar. La misión, llamada Espectrómetro de dinámica de línea de emisión interferométrica espacial heterodina, o SHIELDS, tendrá su primera oportunidad de lanzarse a bordo de un cohete suborbital desde el White Sands Missile Range en Nuevo México el 19 de abril de 2021.

Todo nuestro sistema solar está a la deriva en un grupo de nubes, un área despejada por antiguas explosiones de supernovas. Los astrónomos llaman a esta región la Burbuja Local, una parcela alargada del espacio de unos 300 años luz de largo dentro del brazo en espiral de Orión de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Contiene cientos de estrellas, incluido nuestro propio Sol.

Viajamos por este mar interestelar en nuestra confiable nave, la heliosfera, una burbuja magnética mucho más pequeña (aunque todavía gigantesca) A medida que orbitamos el Sol, el propio sistema solar, encerrado en la heliosfera, atraviesa la Burbuja Local a unas 52.000 millas por hora (23 kilómetros por segundo). Las partículas interestelares golpean la nariz de nuestra heliosfera como lluvia contra un parabrisas.

Nuestra heliosfera se parece más a una balsa de goma que a un velero de madera: su entorno moldea su forma. Se comprime en los puntos de presión, se expande donde cede. Exactamente cómo y dónde se deforma el revestimiento de nuestra heliosfera nos da pistas sobre la naturaleza del espacio interestelar fuera de él. Este límite, y cualquier deformidad en él, es lo que busca Walt Harris, investigador principal de la misión SHIELDS.

Ilustración de la burbuja local. 
Crédito: Centro de vuelos espaciales Goddard de la NASA.

SHIELDS es un telescopio que se lanzará a bordo de un cohete sonda, un pequeño vehículo que vuela al espacio durante unos minutos de tiempo de observación antes de volver a la Tierra. El equipo de Harris lanzó una versión anterior del telescopio como parte de la misión HYPE en 2014 y, después de modificar el diseño, están listos para lanzarse nuevamente.

SHIELDS medirá la luz de una población especial de átomos de hidrógeno originaria del espacio interestelar. Estos átomos son neutros, con un número equilibrado de protones y electrones. Los átomos neutros pueden cruzar las líneas del campo magnético, por lo que se filtran a través de la heliopausa y entran en nuestro sistema solar casi sin inmutarse, pero no del todo.

Los pequeños efectos de este cruce de límites son clave para la técnica de SHIELDS. Las partículas cargadas fluyen alrededor de la heliopausa, formando una barrera. Las partículas neutrales del espacio interestelar deben atravesar este guante, que altera sus trayectorias. SHIELDS fue diseñado para reconstruir las trayectorias de las partículas neutrales para determinar de dónde vinieron y qué vieron en el camino.

Unos minutos después del lanzamiento, SHIELDS alcanzará su altitud máxima de aproximadamente 186 millas (300 kilómetros) del suelo, muy por encima del efecto absorbente de la atmósfera terrestre. Apuntando su telescopio hacia la nariz de la heliosfera, detectará la luz de los átomos de hidrógeno que llegan. Medir cómo se estira o contrae la longitud de onda de esa luz revela la velocidad de las partículas. En total, SHIELDS producirá un mapa para reconstruir la forma y la densidad variable de la materia en la heliopausa.

Te puede interesar: Los astrónomos detectan una “medusa espacial” en Abell 2877

Harris espera que los datos ayuden a responder preguntas tentadoras sobre cómo es el espacio interestelar.

Por ejemplo, los astrónomos piensan que la burbuja local en su conjunto es aproximadamente una décima parte de la densidad de la mayor parte del resto del disco principal de la galaxia. Pero no conocemos los detalles, por ejemplo, ¿la materia en la burbuja local está distribuida de manera uniforme o agrupada en densos bolsillos rodeados de nada?

Hay mucha incertidumbre acerca de la fina estructura del medio interestelar; nuestros mapas son bastante toscos“, dijo Harris. “Conocemos los contornos generales de estas nubes, pero no sabemos qué está sucediendo dentro de ellas”.

Los astrónomos tampoco saben mucho sobre el campo magnético de la galaxia. Pero debería dejar una marca en nuestra heliosfera que SHIELDS pueda detectar, comprimiendo la heliopausa de una manera específica en función de su fuerza y ​​orientación.

Finalmente, aprender cómo es nuestra trama actual del espacio interestelar podría ser una guía útil para el futuro (distante). Nuestro sistema solar está atravesando nuestro actual parche de espacio . En unos 50.000 años, estaremos saliendo de la Burbuja Local y hacia quién sabe qué.

Realmente no sabemos cómo es esa otra nube, y no sabemos qué sucede cuando cruzas un límite hacia esa nube“, dijo Harris. “Hay mucho interés en comprender lo que es probable que experimentemos a medida que nuestro sistema solar hace esa transición”.

No es que nuestro sistema solar no lo haya hecho antes. Durante los últimos cuatro mil millones de años, explica Harris, la Tierra ha atravesado una variedad de entornos interestelares. Es solo que ahora estamos aquí, con las herramientas científicas para documentarlo.

“Solo estamos tratando de comprender nuestro lugar en la galaxia y hacia dónde nos dirigimos en el futuro”, dijo Harris.

Llukalkan: El temible dinosaurio con nombre Mapuche que vivió en la Patagonia

Llukalkan significa “el que causa miedo” , medía unos cinco metros de largo y se paseaba por Sudamérica hace aproximadamente 80 millones de años.

Un grupo de científicos ha descubierto una nueva especie de dinosaurio carnívoro, bautizada como Llukalkan aliocranianus, que habitaba en la Patagonia, en la Argentina actual, según un estudio publicado en la revista Journal of Vertebrate Paleontology.

Hace 80 millones de años, el tiranosaurio dominaba en el hemisferio norte, mientras que Llukalkan aliocranianus, un abelisáurido carnívoro, era uno de los principales depredadores en la Patagonia.

El nombre que los científicos han dado al animal cuyos restos fósiles se hallaron en el oeste de Argentina viene del término mapuche Llukalkan, que significa “el que causa miedo“, y del latino aliocraniaus, que es “cráneo diferente“.

“Este descubrimiento es particularmente importante porque indica que la diversidad y abundancia de abelisáuridos era notable no solo en la Patagonia, sino también en más áreas durante el ocaso de los dinosaurios”, señaló el paleontólogo Federico Gianechini, paleontólogo de la Universidad Nacional de San Luis, en Argentina.

Un cazador mejorado

El animal, que pertenece a una de las 10 especies hasta ahora conocidas de abelisáuridos, vivió en el Cretáceo tardío.

Según los investigadores, medía hasta cinco metros de longitud, estaba dotado de una mandíbula extremadamente poderosa, dientes muy afilados, enormes pezuñas y un olfato muy sensible.

Los restos fósiles hallados incluyen una bóveda craneal muy bien preservada que indica que el cráneo de Llukalkan tenía huesos gruesos que formaban protuberancias en la cabeza parecidas a las de algunos reptiles del presente como el monstruo de Gila y ciertas iguanas.

Asimismo, la forma de su cráneo indica que poseía también un sentido del oído mejor que la mayoría de los abelisáurido conocidos y similar al de los cocodrilos actuales, lo que posiblemente lo convertía en un mejor cazador, dijo Gianechini. 

Dos temibles depredadores

El estudio apunta que este reptil habitó la misma área en el mismo período de tiempo que otra especie de abelisáurido furelisauria (lagarto de espinazo rígido), el Viavenator exxoni, algo muy poco habitual según los investigadores.

“Llukalkan era un poco más pequeño que Viavenator, aunque, si vivían juntos, seguramente compartían el mismo nicho ecológico y se alimentaban de las mismas presas, por lo que habrían competido entre sí y -por qué no- incluso se habrían comido el uno al otro”, dijo a Reuters.

Restos fósiles de Llukalkan y Viavenator se encontraron a unos 700 metros unos de los otros en la formación Bajo de la Carpa, cerca del famoso sitio arqueológico de Invernada, en Argentina.

En las últimas décadas se han realizado una serie de importantes descubrimientos de dinosaurios en Argentina. En 2014, por ejemplo, se encontraron los restos de un dinosaurio que pesaba más o menos lo mismo que 14 elefantes, se pensaba que era el más grande jamás descubierto.

ee (efe/reuters)

Noruega apunta a las granjas de peces en tierra

La piscicultura en tierra ofrece muchos beneficios tanto para los peces como para el medio ambiente. En las granjas tradicionales en alta mar, los peces son vulnerables a la infestación de piojos de mar y enfermedades infecciosas. Los sistemas de acuicultura terrestres modernos pueden ofrecer productos pesqueros locales en países sin litoral.

Para promover una piscicultura en tierra más extendida , los investigadores están empleando la colaboración internacional , la inteligencia artificial y enfoques analíticos avanzados.

Noruega tiene una gran experiencia previa en la acuicultura terrestre, ya que gran parte del smolt de salmón que ahora vive en los corrales de red noruegos nació y se crió en tales instalaciones“, dice Roman Netzer, científico investigador sénior de SINTEF.

“El conocimiento que Noruega ha generado en el campo del cultivo de salmón en tierra en sistemas de recirculación de acuicultura (RAS) de última generación durante los últimos 20 años ha sido muy atractivo a nivel internacional, especialmente en relación con el cultivo de otras especies. Las instalaciones terrestres cerradas de este tipo en las que se recircula el agua permiten la producción de pescado en casi cualquier lugar, y no menos cerca del mercado “, dice Netzer.

Un ejemplo de esto es la instalación Fresh Cooperation en Alemania que produce pescado para los clientes locales en Europa central en las llamadas instalaciones de ‘intercambio de agua cero’ (RAS), que funcionan con electricidad de fuentes renovables y utilizan alimentos sostenibles que están libres de componentes de pescado capturado en la naturaleza. Por lo tanto, este tipo de sistema de producción no solo es ecológico, sino que también ayuda a conservar las poblaciones de peces silvestres. Hoy en día, mientras que grandes volúmenes de pescado se transportan por aire a grandes distancias, las instalaciones de RAS ofrecen una alternativa sostenible.

Así serán las futuras piscifactorías terrestres. 
Crédito: Grupo AKVA

Sin embargo, la piscicultura en tierra no está libre de desafíos. El sector sufre muertes masivas y carne de pescado contaminada con un sabor terroso porque las condiciones biológicas en las instalaciones terrestres son difíciles de controlar y los peces muy jóvenes son sensibles a la mala calidad del agua. En el peor de los casos, muchos miles de smolts pueden morir de forma relativamente repentina, lo que puede generar pérdidas importantes si consideramos las ganancias que podrían generarse con la venta de salmón completamente desarrollado.

La investigación impulsa el desarrollo

El sector asegurador internacional solicita que los operadores realicen mayores esfuerzos para mitigar los problemas derivados de las condiciones biológicas del agua. Esta es la razón por la que un nuevo proyecto de investigación europeo, llamado DigiRAS, está intentando abordar una serie de desafíos relacionados con la piscicultura en tierra. El proyecto está siendo coordinado por SINTEF Ocean y cuenta con la participación de once socios de investigación de cinco países diferentes. Noruega está representada por los socios de investigación de la Universidad Noruega de Ciencias de la Vida (NMBU), el centro de investigación acuícola LetSea, el proveedor de tecnología AKVA Group y SINTEF.

“El proyecto examinará de cerca el cultivo en las instalaciones de RAS de cinco especies de peces”, dice Netzer. “El consorcio del proyecto internacional pretende estudiar las comunidades microbianas tanto que habitan los peces como en el agua de las instalaciones. El objetivo es diseñar estrategias para mejorar la calidad del agua, desarrollar sensores y estudiar el bienestar de los peces utilizando sistemas de cámaras e inteligencia artificial“, indicó.

Microbiología exigente

Un desafío importante relacionado con las instalaciones RAS terrestres en la actualidad es el control adecuado de las condiciones microbianas y la calidad química del agua. También pueden surgir variaciones significativas dentro de una sola instalación. También intervienen varios componentes físicos diferentes, como filtros mecánicos, biofiltros, desgasificadores para la eliminación de CO 2 y los “tanques” en los que se crían los peces.

Es por eso que un tratamiento de agua eficaz y unas condiciones microbiológicas estables son fundamentales para una producción responsable y sostenible de estas instalaciones“, explica Netzer.

Como parte del proyecto, se estudiarán las comunidades microbianas tanto dentro de las instalaciones de RAS como las que habitan en la piel y branquias del salmón, la trucha ártica, el besugo, la lubina europea y la Seriola utilizando tecnología de secuenciación genética de próxima y tercera generación.

Los socios industriales del proyecto LetSea, Norwegian Fish Farms Tydal AS, Fresh Cooperation y Andromeda Group están suministrando el pescado para su uso en el proyecto de investigación y proporcionando la infraestructura de su piscifactoría.

“Nuestro objetivo es identificar las especies de bacterias que son importantes para mantener una calidad adecuada del agua y, al mismo tiempo, aquellas que pueden representar una amenaza para la salud de los peces”, dice Netzer. “Este trabajo está siendo dirigido por mi colega de SINTEF Deni Ribičić, quien es un experto en el mapeo de comunidades microbianas en ambientes acuáticos.

Ribičić está trabajando en estrecha colaboración con investigadores de la Universidad de Bielefeld en Alemania, que ofrece experiencia especializada en tecnología de secuenciación y bioinformática “, añade.

Inteligencia artificial y visión artificial que detectan enfermedades y contaminación del agua

El riesgo de muertes masivas es muy grande en las instalaciones de cría de agua de mar. Esto se debe a que el agua de mar contiene sulfato, del cual se puede formar sulfuro de hidrógeno (H 2 S) altamente tóxico por la actividad de ciertas bacterias que se encuentran comúnmente de forma natural en el agua y las biopelículas. El número y los niveles de actividad de estas bacterias se analizarán utilizando métodos biológicos moleculares, como reacciones en cadena de la polimerasa (PCR) cuantitativas y digitales en tiempo real.

“El H 2 S, o sulfuro de hidrógeno, se ha destacado repetidamente como la causa de muertes masivas en las instalaciones de RAS”, dice Netzer. “Esto sucede porque actualmente no tenemos un método analítico para identificar el H 2 S antes de que los peces muestren signos claros de intoxicación, momento en el que generalmente es demasiado tarde para salvarlos”, dice Roman Netzer.

“Por lo tanto, un objetivo clave de este proyecto es diseñar un método que pueda monitorear la formación de toxinas mediante el desarrollo de un sensor portátil que facilite análisis precisos de H 2 S, incluso de concentraciones ultrabajas, basado en tecnología de nanomateriales. Este trabajo está siendo encabezado por nuestro Compañeros de investigación portugueses del INL en Braga ”, dice el investigador.

El proyecto también empleará sistemas de cámaras subacuáticas para monitorear el comportamiento de los peces. La incomodidad y el estrés generalmente harán que los peces cambien su comportamiento en forma de patrones de natación diferentes o desviaciones en las frecuencias de batir branquias y / o cola.

“Mi colega de investigación Bjarne Kvæstad ha construido un sistema de cámara submarina para monitorear el comportamiento de los peces”, dice Netzer. “Mediante el uso de inteligencia artificial, esperamos identificar las primeras indicaciones de cambio de comportamiento en respuesta al empeoramiento de las condiciones ambientales“, dice.

Te puede interesar: Las consecuencias de la pérdida de biodiversidad global guían la conservación de la naturaleza en el futuro

El objetivo es desarrollar un sistema de alerta temprana que envíe una alerta en respuesta a los cambios en la calidad del agua antes de que los peces resulten dañados. Los investigadores esperan que la inteligencia artificial les permita ver en una etapa temprana si los peces están sufriendo molestias debido a causas como la intoxicación por sulfuros. Ya se han desarrollado y probado algoritmos similares en corrales de salmón tradicionales y ahora se utilizarán para monitorear peces en instalaciones RAS cerradas.

Netzer agrega que, en su mayor parte, los peces experimentan buenas condiciones de bienestar en tales instalaciones, sobre todo porque están libres de parásitos como los piojos, así como de algas tóxicas que pueden afectar a los peces de cultivo tradicionales. También viven en un entorno donde la calidad del agua se adapta a sus necesidades. La salud de los peces también será estudiada por investigadores de la Universidad de Patras en Grecia.

Eliminando las manchas terrosas

Otro problema es que el pescado que se mantiene en instalaciones RAS en tierra hasta el momento del sacrificio a menudo desarrolla carne contaminada con un sabor terroso (el llamado sabor desagradable), que es inaceptable para el mercado. Esto a menudo significa que los peces tienen que permanecer durante varias semanas antes del sacrificio en un tanque de flujo continuo para ‘depuración’, lo que aumenta significativamente los costos de producción. El problema es mayor en especies con alto contenido de grasa, como la salchicha ártica, la trucha y Según Netzer, los investigadores están convencidos de que también podrán resolver este problema diseñando nuevos métodos de tratamiento de agua en colaboración con un experto en tratamiento de agua de la Universidad LUT en Finlandia.

Ideal para sistemas de producción combinados

Otra ventaja de las instalaciones cerradas de piscicultura es que los residuos generados se pueden utilizar como fertilizante en los denominados sistemas de acuaponía, que involucran una combinación de acuicultura e hidroponía, o en el cultivo de nuevos biorecursos como gusanos de cerdas, pepinos de mar, mariscos o algas marinas.

Ya tenemos ejemplos de cómo se pueden combinar el cultivo de peces y la producción de hortalizas“, dice Netzer. “Se trata de una producción de alimentos eficiente y una explotación eficaz de los recursos en la práctica, y es un concepto que se explorará como parte de un proyecto hermano llamado Sidestreams”, dice.

Big Data

El proyecto DigiRAS generará grandes volúmenes y una amplia variedad de datos, desde datos sobre la calidad del agua hasta secuencias de ADN y videos. La NMBU encabezará el trabajo para recopilar estos datos y garantizar que la piscicultura en las instalaciones de RAS se pueda digitalizar de manera óptima para mejorar el control operativo. Aquí es donde el socio del proyecto AKVA Group tendrá un papel importante que desempeñar, ya que esta empresa se especializa en tecnologías de acuicultura y experiencia relacionada.

Publicada por| @enzodelahoz

El mundo a un paso de la conexión total: Rusia envía al espacio 36 satélites más de internet para empresa británica

La carrera por un internet global es una realidad, esta vez el cohete Soyuz despegó el pasado jueves desde el cosmódromo de Vostochny en el Lejano Oriente de Rusia con 36 satélites de telecomunicaciones e Internet del Reino Unido, dijo la agencia espacial Roscosmos.

OneWeb, una empresa con sede en Londres y está trabajando para completar la construcción de una constelación de satélites de órbita terrestre baja que brindan servicios de banda ancha mejorados y otros servicios a países de todo el mundo.

La compañía está compitiendo en la carrera para proporcionar Internet rápido para las áreas remotas del mundo a través de satélites junto con el multimillonario tecnológico Elon Musk y el multimillonario Jeff Bezos de Amazon.

Las imágenes publicadas por Roscosmos mostraron que el cohete Soyuz despegó con un cielo azul claro el jueves por la mañana a las 0247 GMT.

Desde la empresa indicaron que el lanzamiento y la separación “se llevaron a cabo con normalidad”. Agregaron, “Podemos confirmar que nuestra sexta separación está completa. ¡Más de la mitad de nuestros satélites ya han sido lanzados!” OneWeb escribió en Twitter.

Te puede interesar: China sanciona a personas y entidades de EE.UU. y Canadá en respuesta a críticas sobre uigures

La compañía del Reino Unido tiene previsto que su servicio de Internet comercial global esté operativo el próximo año, con el apoyo de unos 650 satélites.

Los primeros seis satélites de OneWeb fueron lanzados por un cohete Soyuz de fabricación rusa desde el centro espacial en Kourou en la Guayana Francesa en febrero de 2019.

La compañía lanzó 68 más desde el sitio de lanzamiento de Baikanour en Kazajstán el año pasado y otros 36 desde el cosmódromo de Vostochny en diciembre.

El sitio de lanzamiento de Vostochny es uno de los proyectos espaciales más importantes de Rusia, diseñado para reducir la dependencia del centro espacial de Baikonur que Moscú alquila actualmente a Kazajstán.

Su construcción se ha visto afectada durante años por múltiples controversias, incluida la corrupción, y el proyecto ha estado constantemente retrasado.

Las consecuencias de la pérdida de biodiversidad global guían la conservación de la naturaleza en el futuro

Un millón de especies se encuentran en peligro de extinción en todo el mundo, principalmente debido al impacto humano adverso. 

La pérdida de una especie es una tragedia ética, pero además, puede tener efectos dramáticos en el funcionamiento de los ecosistemas de la Tierra. En cada ecosistema, las especies tienen sus roles. Estos roles dependen de las características de la especie, como su tamaño, peso, forma, capacidad reproductiva o los recursos alimenticios que utilizan. Si algunas especies son similares, a veces pueden sustituirse entre sí y mantener el ecosistema en funcionamiento incluso si se pierde una de ellas. Sin embargo, la pérdida acumulada de muchas especies puede provocar la degradación del ecosistema con un efecto adverso directo sobre el bienestar humano.

Hay tantas especies que es extremadamente difícil generalizar la variación funcional global y comprender las consecuencias funcionales de la pérdida de biodiversidad. Un grupo de investigación de la Universidad de Tartu aceptó el desafío y recopiló datos sobre las características de más de 75.000 especies de plantas, mamíferos, aves, anfibios, reptiles y peces de agua dulce. El resumen global sin precedentes de las funciones de los organismos se acaba de publicar en Science Advances.

Te puede interesar: Puerto Montt es reconocido por el MMA como la ciudad con más humedales urbanos

Todas las especies se proyectaron en un espacio llamado funcional, una abstracción matemática de su forma y función. En este espacio funcional, especies similares se encuentran cerca unas de otras y especies diferentes están muy alejadas. En general, el espacio funcional tiene algunas “regiones” con muchas especies y otras con solo unas pocas. El autor principal, el Dr. Carlos P. Carmona, dice: “Un resultado muy interesante que encontramos es que, en todos estos grupos, más de la mitad de las especies son responsables de menos del 20% de las funciones que realiza el grupo, por lo tanto, implica que el 80% de las funciones restantes son realizadas por pocas especies que son funcionalmente únicas “.

Algunas funciones particulares realizadas por un grupo taxonómico, como plantas, mamíferos o peces de agua dulce, pueden ser compartidas entre muchas especies o solo apoyadas por unas pocas especies. Por ejemplo, a escala global, hay muchas especies de gramíneas que tienen características similares y realizan funciones similares, pero no hay muchas especies con las características de una secuoya. En el caso de funciones desempeñadas por muchas especies, es poco probable que la extinción de algunas de estas especies afecte fuertemente las funciones de todo el grupo. Por el contrario, si determinadas funciones son realizadas por una o pocas especies, su desaparición conducirá a una reducción de la gama de funciones que realiza todo el grupo.

El ginkgo, el gorila occidental, el gavial, el esturión europeo y el cóndor andino están clasificados como especies en peligro de extinción por la UICN. 
Estas especies exhiben rasgos funcionales peculiares como gran tamaño, larga vida útil y madurez sexual tardía (Todas las fotos CC-BY-SA) Crédito: Ginkgo biloba; 
foto: Marzena PGorilla gorilla; 
foto: Philip KromerGavialis gangeticus; 
foto: Jonathan ZanderAcipenser sturio; 
foto: Hans Braxmeier Vultur gryphus; 
foto: Emilio del Prado

El grupo de investigación también exploró cuánto podemos perder del espacio funcional si este millón de especies amenazadas se extingue. El Dr. Carmona continúa: “Queríamos explorar cómo las extinciones afectarían el funcionamiento de diferentes grupos de organismos. Descubrimos que las especies grandes, longevas y de baja fertilidad tienen universalmente más probabilidades de estar amenazadas. Esta es una mala noticia porque sabemos que las plantas y animales más grandes juegan un papel muy importante en funciones como la fertilidad del suelo, la dispersión de semillas o el almacenamiento de carbono. Su extinción provocaría, por tanto, una reorganización general de la gama de funciones realizadas “.

Dado que muchas especies pueden sustituir los roles de las demás, la disminución funcional sería de hasta un 5%, y las pérdidas más dramáticas se producirían en los peces de agua dulce. Este porcentaje es menor que la pérdida potencial de números de especies. Aún así, puede tener una gran influencia en los servicios de los ecosistemas para los humanos, como aire y agua limpia, fertilidad del suelo, nuestra propia comida, medicinas, material de construcción o una buena salud física y mental. Además, una gran parte del espacio funcional dependerá de un número mucho menor de especies, y la posible pérdida posterior de biodiversidad ya tendrá un efecto mucho más dramático.

El Dr. Carmona también tiene una sugerencia clara para las autoridades de conservación de la naturaleza: “Proponemos que las especies que proporcionan combinaciones de rasgos únicos deben tener una máxima prioridad de conservación porque perderlas implicaría la completa desaparición de sus funciones de la Tierra”.

Huella de carbono: ¿Son nuestras mascotas enemigos del planeta?

¿Tu adorable cachorro es tan malo para el planeta como un auto devorador de gasolina?

Si bien la huella de carbono precisa de nuestras mascotas es la fuente de debate científico, una cosa se está volviendo cada vez más clara: adorables, pueden ser, los gatos y los perros tienen un impacto en el planeta.

En su libro de 2009 “¿Hora de comerse el perro?”, Brenda y Robert Vale provocaron enojo entre los dueños de mascotas por decir que la carne que comía un compañero canino promedio tenía el doble de huella de carbono que conducir un SUV 10,000 kilómetros.

Una década después, aún no se conoce el veredicto sobre el impacto planetario vinculado a las dietas de perros y gatos. “No tengo nada en contra de las mascotas“, dijo Gregory Okin, profesor del Instituto de Medio Ambiente y Sostenibilidad de la Universidad de California.

“Sé que aportan mucho bien a las personas, tanto a los animales de trabajo como a los animales de compañía . “Pero creo que las personas que quieren tomar decisiones informadas deben tener la información disponible“, dijo a la AFP.

Te puede interesar: Los astrónomos detectan una “medusa espacial” en Abell 2877

En un estudio de 2017, Okin estimó que los 160 millones de gatos y perros domésticos en los EE. UU. Eran responsables de entre el 25 y el 30 por ciento del impacto ambiental de la carne consumida en ese país.

Eso es 64 millones de toneladas de C02, equivalente a las emisiones anuales de 13 millones de automóviles de gasolina o diésel.

En tanto Kelly Swanson, profesora de nutrición animal en la Universidad de Illinois, cuestiona los hallazgos de ese estudio y dice que los cálculos se basaron en “muchas suposiciones inexactas“.

“Debido a que la mayoría de los alimentos para mascotas se basan en productos secundarios de la industria alimentaria humana , especialmente los ingredientes que son de origen animal, los costos ambientales de esos ingredientes no son los mismos que los que consumen los humanos”, dijo a la AFP

Entonces, ¿Qué pueden hacer los amantes de los animales con conciencia ambiental para mitigar el daño causado por sus amigos peludos?

Okin sugiere considerar otras especies de animales para tener como mascotas, como hámsteres o pájaros.

“Tal vez desde el punto de vista ecológico de las huellas de las patas, todos deberían tener un lagarto o una araña grande” en lugar de un perro, dijo Martens.

“Pero si no quiere tener una huella ecológica, no tenga una mascota”.

Una solución para los animales y el planeta sería reducir o diversificar la proteína en su dieta.

Varios productores de alimentos secos ya usan insectos en sus croquetas, aunque todavía existe un debate sobre los méritos ambientales de varios alimentos de origen animal y su producción.

Los astrónomos detectan una “medusa espacial” en Abell 2877

Un radiotelescopio ubicado en el interior de Australia Occidental ha observado un fenómeno cósmico con un parecido sorprendente con una medusa.

Publicado hoy en el Astrophysical Journal , un equipo australiano-italiano utilizó el telescopio Murchison Widefield Array (MWA) para observar un cúmulo de galaxias conocido como Abell 2877.

Autor principal y Ph.D. El candidato Torrance Hodgson, del nodo de la Universidad Curtin del Centro Internacional de Investigación en Radioastronomía (ICRAR) en Perth, dijo que el equipo observó el cúmulo durante 12 horas en cinco frecuencias de radio entre 87,5 y 215,5 megahertz.

“Observamos los datos y, cuando bajamos la frecuencia, vimos que una estructura fantasmal parecida a una medusa comenzaba a emerger“, dijo.

“Esta radio medusa tiene una especie de récord mundial. Si bien es brillante en las frecuencias de radio FM regulares, a 200 MHz la emisión casi desaparece.

Te puede interesar: Científicos hallan una nueva capa oculta de la Tierra

“No se ha observado que ninguna otra emisión extragaláctica como esta desaparezca tan rápidamente”.

Este espectro excepcionalmente empinado ha sido un desafío de explicar. “Hemos tenido que emprender algo de arqueología cósmica para comprender la historia de fondo antigua de las medusas“, dijo Hodgson.

“Nuestra teoría de trabajo es que hace unos 2 mil millones de años, un puñado de agujeros negros supermasivos de múltiples galaxias arrojaron poderosos chorros de plasma. Este plasma se desvaneció, se quedó en silencio y permaneció inactivo.

Astronomers see a ‘Space Jellyfish’ from ICRAR on Vimeo.

“Entonces, muy recientemente, sucedieron dos cosas: el plasma comenzó a mezclarse al mismo tiempo que ondas de choque muy suaves pasaron a través del sistema.

“Esto ha vuelto a encender brevemente el plasma, iluminando las medusas y sus tentáculos para que las veamos”.

La medusa tiene más de un tercio del diámetro de la Luna cuando se observa desde la Tierra, pero solo se puede ver con radiotelescopios de baja frecuencia .

La mayoría de los radiotelescopios no pueden lograr observaciones tan bajas debido a su diseño o ubicación“, dijo Hodgson.

El MWA, un precursor del Square Kilometer Array (SKA), está ubicado en el Observatorio de Radioastronomía Murchison de CSIRO en la remota Australia Occidental.

Una imagen compuesta del USS Jellyfish en Abell 2877 que muestra el Digitized Sky Survey óptico (fondo) con datos de rayos X XMM (superposición magenta) y datos de radio MWA 118 MHz (superposición rojo-amarillo). 
Crédito: Torrance Hodgson, ICRAR / Curtin University

El sitio ha sido elegido para albergar las antenas de baja frecuencia para el SKA, y la construcción está programada para comenzar en menos de un año.

El profesor Johnston-Hollitt, supervisor y coautor del Sr. Hodgson, dijo que el SKA nos brindará una vista incomparable del Universo de baja frecuencia.

“El SKA será miles de veces más sensible y tendrá una resolución mucho mejor que el MWA, por lo que puede haber muchas otras medusas de radio misteriosas esperando ser descubiertas una vez que esté operativa.

“Estamos a punto de construir un instrumento para hacer una película de alta resolución y velocidad de fotogramas rápida del Universo de radio en evolución. Nos mostrará desde las primeras estrellas y galaxias hasta el día de hoy”, dijo.

“Descubrimientos como el de las medusas solo dan pistas de lo que está por venir, es un momento emocionante para cualquiera que busque respuestas a preguntas fundamentales sobre el cosmos”.

Los geólogos descubren un poderoso ‘río de rocas caliente’ debajo del Caribe

Los geólogos han pensado durante mucho tiempo que las placas tectónicas se mueven porque son arrastradas por el peso de sus partes hundidas y que una capa subyacente, caliente y más suave llamada astenosfera sirve como lubricante pasivo. Pero un equipo de geólogos de la Universidad de Houston descubrió que la capa en realidad fluye vigorosamente, moviéndose lo suficientemente rápido como para impulsar los movimientos de las placas.

En su estudio publicado en Nature Communications , investigadores de la Facultad de Ciencias Naturales y Matemáticas de la UH observaron cambios diminutos en la atracción gravitacional detectada por satélite dentro del Caribe y en imágenes de tomografía de manto, similar a un CAT Scan, de la astenosfera bajo el Caribe. Encontraron un “río de rocas” caliente que se exprimía desde el Océano Pacífico a través de una puerta de entrada debajo de América Central y llegaba hasta el medio del Mar Caribe. Este “río de rocas” subterráneo comenzó a fluir hace ocho millones de años, cuando se abrió el portal de América Central, elevando el lecho marino suprayacente varios cientos de pies e inclinándolo hacia el noreste hacia las Antillas Menores.

Te puede interesar: Hallan indicio de que los humanos vivían en Sudamérica hace 24.000 años

Sin el apoyo adicional generado por este flujo en la astenosfera, partes de Centroamérica todavía estarían por debajo del nivel del mar. Los océanos Atlántico y Pacífico estarían conectados sin la necesidad del Canal de Panamá“, dijo el coautor del estudio Lorenzo Colli. profesor asistente de geofísica, geodinámica y estructura del manto en el Departamento de Ciencias de la Tierra y Atmosféricas.

Los hallazgos tienen implicaciones para comprender la forma de la superficie de la Tierra, de su evolución en el tiempo a través de la aparición y desaparición de mares poco profundos, puentes terrestres bajos y las fuerzas que mueven las placas tectónicas y provocan terremotos.

En esta imagen, la cantidad deformada de la superficie se debe a la apertura de la puerta de entrada centroamericana que permitió que fluyera material caliente. 
(a) Antes de hace 8,5 millones de años, el material caliente surgía bajo las Galápagos desde las profundidades de la Tierra, pero estaba bloqueado fuera del Caribe debido a una cortina de placa subductora. 
(b) Una puerta de entrada abierta hace 8,5 millones de años que permite que fluya el material caliente. 
(c) Hoy, el material caliente llega a la mitad del camino entre América Central y las Antillas Menores, inclinando el fondo del mar Caribe en unos 300 m (1,000 pies). 
Crédito: Universidad de Houston

Otro descubrimiento fascinante, según los investigadores, es que la astenosfera se mueve seis pulgadas por año, lo que es tres veces más rápido que una placa promedio . Puede moverse independientemente de las placas superpuestas y arrastrarlas en una dirección diferente.

“Esto desafía la noción de arriba hacia abajo de que la subducción es siempre el motor”, explicó Jonny Wu, coautor del estudio y profesor asistente de geología estructural, tectónica y estructura del manto. “Piense en las placas que se mueven como un disco de hockey de aire y se lubrican desde abajo. En cambio, lo que encontramos es que la mesa de hockey de aire está imponiendo sus propias corrientes en el disco que se mueve, creando un movimiento de abajo hacia arriba que no ha sido bueno reconocido, y eso se cuantifica aquí “.